Libra

2018

Junio – Agosto

El diabloDe cosas ocultas, tabúes y secretos habla el diablo, tu carta capital para este periodo querido libriano. Pero no te asustes, que el diablo no es malo. Lo que pasa, es que habla de esas incomodidades que no te atreves a expresar en público por riesgo de ser tachado de melancólico, pervertido, quejetas o malhumorado. La carta del diablo te habla de un momento en el que llevas muchas cargas encima que guardas en tu corazón por temor a que si las dices no vas a encajar o te van a criticar. Las cartas te dicen que aunque no te sinceres con el mundo, seas honesto contigo, aceptes que no todo te parece de color de rosa y que te des espacio para ser, sentir, renegar, y lanzar improperios como humano.

Sobre tu salud todo va viento en popa. De hecho, es uno de los periodos en los que te has sentido mejor. Aprovecha tu salud física, cultiva actividades y prácticas que te revitalicen y no dejes de comer tus vegetales. Sin embargo, no dejes que la mente te juegue malas pasadas. Recuerda que la salud no solo es física y que la cabeza puede llenarse de cucarachas y enfermarte. Un buen consejo es hacer una limpieza mental, que consiste en dar un paseo y pensar en todas esas cosas que te atormentan, sean del pasado, del presente o del futuro, esos demonios que llevas contigo, y exorcizarlos, deshacerte de ellos porque ya no te sirven.

Sobre el dinero las cartas te dicen que todo esta en tus manos. Tu eres el responsable de materializar aquello que quieres y deseas, pero solo con la confianza en tus propias cualidades y capacidades. Si no eres consiente que tienes el talento y el encanto, si no eres capas de ver todo eso bueno que hay en ti, mucho menos lo podrán ver los demás. Si lo que quieres es dinero, un empleo, un ascenso o una beca ve a por ello, siendo consiente de tu valía y dejando la falsa modestia a un lado. Un buen ejercicio consiste en mirarte en el espejo, recién levantado, y decirte: “aun recién levantado valgo lo que soy y merezco lo mejor”

En cuanto al amor querido libriano cuidado. No todo lo que brilla es oro, así que ten cuidado con las falsas apariencias. No pretendas vivir con los demonios escondidos entre pecho y espalda, sino todo lo contrario, libéralos y explora tus bajas pasiones. Si andas con pareja, atrévete a explorar ese lado salvaje que te gusta pero que no has dejado salir por miedo. Nuevos juegos, nuevas experiencias, harán de tu relación algo maravilloso. Si por el contrario estas soltero, experimenta. Sal de fiesta, conoce chicos, date la oportunidad de vivir tu sexualidad, obvio responsablemente y con protección. Como sea, reconoce tu cuerpo, tus fetiches y tus bajas pasiones.