28_01

“El clamor de la llamada le hacía sentir dulce e inefable alegría, salvajes añoranzas y exaltados anhelos por algo que no sabía comprender. A veces se lanzaba por los bosques, tras de la vibrante llamada, persiguiendo con aullidos, ora de gozo y amor, ora de cólera y desafío, siguiendo los impulsos de sus emociones como si de algo tangible se tratara.

Y hundía el hocico en el fresco musgo del bosque, y lo restregaba, atolondrado y ebrio de felicidad, sobre la tierra negra donde crecían las hierbas altas, y resoplaba con infinito deleite ante los olores que la tierra llana desprendía; o bien se agazapaba durante horas enteras como si se ocultase al acecho tras los troncos cubiertos de hongos de los árboles derribados, y allí permanecía con los ojos vigilantes y aguzadas las orejas para percibir los menores movimientos y ruidos de cuanto le rodeaba; acaso esperaría así sorprender a la misteriosa llamada incomprensible.

Mas ignoraba por qué hacía todo esto; una fuerza interior le impelía a obrar de tal manera, sin razonar el por qué”.

El llamado de la Selva, Jack London.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s